La resistencia es fértil: ¡expo

niendo los Exxons y Shells del sistema alimentario industrial!

“El uso de fertilizantes químicos [en 2015] probablemente generará más emisiones de GEI que las emisiones totales de todos los automóviles y camiones conducidos en los Estados Unidos”.

Este informe publicado por la organización ambiental “Grain”, resume de manera muy precisa el alcance de la crisis de la agricultura industrial. De hecho, el sistema alimentario industrial depende en gran medida de los combustibles fósiles: desde fertilizantes químicos para monocultivos a gran escala hasta maquinaria agrícola, procesamiento de alimentos y transporte a larga distancia. Todo esto contribuye a un mercado especulativo global de productos básicos dominado por un pequeño grupo multinacionales muy poderosas.

Las devastadoras consecuencias ya no se pueden ignorar: cambio climático fuera de control, colapso ecológico, empobrecimiento de los agricultores y la destrucción de las comunidades rurales. Si bien afirma lo contrario, está claro que la agricultura industrial basada en combustibles fósiles no puede alimentar al mundo, porque se basa en una variedad de recursos finitos y está destruyendo los fundamentos de la vida misma: suelos saludables, biodiversidad, diversidad agrícola y un entorno estable.

La industria de los combustibles fósiles y los agronegocios  no están ahí para proporcionar a las personas alimentos saludables y sostenibles o para proteger nuestro clima, sino para obtener ganancias y aumentar su dominio sobre la cadena alimentaria. ¡Necesitamos unirnos y organizarnos contra estas estructuras que están en la raíz de nuestros problemas! Nuestras acciones deben educar al público y hacer que cada vez más personas se enfrenten a aquellas organizaciones que promueven y se benefician de un sistema alimentario que no alimenta a las personas ni al planeta. Estamos señalando a las grandes empresas y los políticos que los apoyan, no a los agricultores que son víctimas de un sistema corrupto!
Nuestro objetivo es ayudar a construir un movimiento emancipatorio  poderoso desde abajo para un sistema alimentario sostenible y justo.

¿Por qué centrarse en la agricultura sin combustibles fósiles? 

Al centrarnos en el uso de combustibles fósiles en el sistema alimentario industrial controlado por las empresas, nuestro objetivo es ampliar el concepto de justicia climática para incluir la justicia agrícola. Hacemos esto conectando el movimiento climático centrado en los combustibles fósiles y los movimientos de soberanía alimentaria, mientras abrimos una conversación sobre los vínculos estructurales entre la agroindustria y la industria de los combustibles fósiles, y el papel principal que desempeña en la escalada climática, ecológica y social.

¿Qué papel juega Holanda en esto? Los Países Bajos funcionan como el centro de distribución más importante de Europa tanto para los combustibles fósiles como para la agricultura industrial. La fábrica más grande de la mayor compañía de fertilizantes nitrogenados del mundo (Yara) se encuentra en Sluiskil, Zelanda. Para empeorar las cosas, este país alberga una enorme y despiadada industria ganadera industrial y funciona como un centro europeo para la distribución de importaciones de soja genéticamente modificadas. En el plano político, el gobierno holandés promueve con entusiasmo la intensificación de la producción industrial de alimentos, los acuerdos comerciales nocivos y no democráticos y las nuevas y arriesgadas técnicas de OMG. Tomar medidas aquí, en nuestros propios patios traseros, es claramente urgente y de importancia estratégica.

Se puede leer más sobre por qué apuntamos a la agricultura libre de combustibles fósiles aquí.

 

¿Cómo podemos deshacernos de la agricultura dependiente de combustibles fósiles?

Afortunadamente, las soluciones reales están a nuestro alrededor: soberanía alimentaria, agroecología y agricultura campesina que alimentan el planeta y enfrían la tierra. Las granjas agroecológicas que producen alimentos locales y de temporada pueden promover la biodiversidad y la salud del suelo, usan menos recursos hídricos, son resistentes a los impactos de un clima cambiante, ofrecen la posibilidad de capturar carbono en el suelo vivo y pueden proporcionar una compensación digna a los agricultores y agricultoras. Necesitamos desmantelar urgentemente el sistema alimentario industrial impulsado por combustibles fósiles.

También deberíamos fomentar la conexión de las personas con los alimentos que consumen, por ejemplo, a través de cooperativas alimentarias y proyectos agrícolas apoyados por la comunidad. Se debe apoyar a las personas que desean permanecer en la tierra o regresar al campo. Las alternativas de trabajo al capitalismo a través de iniciativas cooperativas, colectivas, autónomas, orientadas a las necesidades reales y de producción a pequeña escala ya existen y deben ampliarse aún más. La producción de carne y lácteos a escala industrial debe ser eliminada.

 

¿Cómo puedo participar en esta campaña?

¡Hay una variedad de proyectos en curso dentro de la campaña como se puede leer aquí! Si está interesado, envíenos un correo electrónico a info@aseed.net y nos pondremos en contacto con usted. ¡Esperamos su mensaje!

También puede mantenerse actualizado sobre nuestras últimas actividades haciendo clic en Me gusta en nuestra página de Facebook.

 

Nuestros principios 

En nuestros esfuerzos por colaborar para el cambio, abordamos nuestro trabajo con respeto por todas las personas y toda la vida en la Tierra. Nos esforzamos tanto en nuestras perspectivas como en nuestras prácticas, para desafiar el racismo, el sexismo y la homofobia.

{%ALT_TEXT%}